sábado, 29 de octubre de 2011

La edad de la necesidad de amar.

Ya sabéis que tengo tan solo dieciséis añitos, pero ya siento esos deseos apremiantes que hacen que envidie los romances novelescos. Quiero amar y sentirme amada, y conociéndome no es propio de mi que piense así. Soy borde, estúpida, seca, cortante y lo mas insensible que puedas imaginar. Sobrepaso los límites de la corrección y cualquier comentario que salga de mi boca puede ser de todo menos amoroso. No soy romántica ni siquiera sentimental, pero estoy experimentando una realidad. Todas las mujeres llegamos a una edad en la que necesitamos un chico. Sentirnos queridas y deseadas, y envidiamos los abrazos televisivos, las historias de las novelas románticas estilo Dannielle Steel, o esos besos húmedos y sonoros de los protagonistas de nuestras series preferidas. Sé que suena típico, predecible y legendario; pero nunca pensé que ese tipo de necesidades acudieran a mi encuentro. Hoy en una tarde nubosa de un sábado cualquiera, en lo más profundo de mi persona deseo, a ese alguien especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario