domingo, 11 de diciembre de 2011

Avec amour.

Cuando abandonas tu sueño, mueres.
Intento buscar Nueva York, pero aún queda algo de París en mí.
Son tardes como las de hoy en las que borrar malos recuerdos precipita a recordar los mejores. Amigas, sonrisas, miradas, besos en el aire...
Trasladarte un par de años al pasado y verte desde un perspectiva diferente, cambiada, idiota. Un niña que busca, y cree que en unos meses la felicidad caminará de su lado; sin ser consciente de que solo durante aquellos seis días lejos de su casa podía dibujar sonrisas de color blanco. Lo mejor, lo superior.
Directa a la boca del metro parisino deleitándose entre sueños compartidos con aquellas que se fueron y las que aún estaban por llegar. Gritos de locura hormonal, que en la actualidad son silencios de soledad.
Refugiándome entre paseos de inmadurez con compañía ausente pero presente.

Sentir de nuevo aquel paseos a orillas del río de los sueños quinceañeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario