domingo, 18 de diciembre de 2011

A bientôt...

Cuando abandonas tu sueño, mueres.

Se sentía colérico, no como el que se irrita por el fracaso de una nimiedad, ni su cólera nacía como la del tonto sacada de los pozos de  la nada para disiparse mediante un reproche una maldición. Era la suya la ira peculiar de los temperamentos ardientes despertados por el súbito aniquilamiento de una esperanza que les hacía pensar que la felicidad elegida estaba en verdad al alcance de la mano. En tales casos, ningún intermediario logrará despejar la pasión. La querella es contra el hado.
                                                                                                                                                       Ben Hur
No es bonito ver como acaba un año vacío de sensaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario