sábado, 18 de febrero de 2012

Noches frías con Sole.

Cuando abandonas tu sueño, mueres.
Después de ver a Kevin Costner proteger a la frágil Rachel (Whitney) para recordar viejas historias inmortales.
Ellas han elegido, y yo no he sido la afortunada y de nuevo con un maletín lleno de orgullo y justicia aplicada a una realidad plagada de falsedad me he refugiado en el cine.
De nuevo las amigas se han convertido en espejismos, rutinarios o no.
Sin duda hay una cosa clara, ya no me pierdo en fotografías en blanco y negro, ni me abstraigo de esas actuaciones convenientes, ahora me aparto de esas amistades peligrosas. Ahora me resigno a pasar un sábado de carnaval con un cubo de palomitas, una manta más vieja que el capitalismo, la hermana más bonita del mundo y los verdades esparcidas por el suelo porque ellas han preferido los te quiero disfrazados de ironía.
Prometí ignorar a Paula y actuar de acuerdo a mis intereses.

Lo siento, es mi temperamento ardiente quien me empuja a revelarme contra ella.
Volvemos a restar.

Podemos ponernos las aviador y soñar que somos heroínas de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario