jueves, 28 de marzo de 2013

De l'amour vous avez fait une affaire ordinaire.

Nos hemos plantado en abril  con unos ojos azules de más y un beso que recordó que no era la misma.
Tan esencia y tan pura, tan no me importan los demás.
Empezaba a vivir o eso creía, durmiendo cinco horas y estudiando otras tantas para fracasar estrepitosamente en objetivos que alcanzaban la luna.
Perseguía ideales que no existían en una juventud tan acomodada y tan diferente a ella.
Que ya no existían los sobresalientes y ella se había acostumbrado a la mediocridad que tanto temió en aquel pasado victorioso.
¿Adónde fueron esos tiempos?
Nos queda demasiado que vivir.
No sé como ni con quien. Pero sé que será.


No hay comentarios:

Publicar un comentario