lunes, 22 de julio de 2013

Por entonces todos bebíamos demasiado.

Sabemos que las noches son difíciles en soledad y sucias en compañía.
Que empiezo a echarte menos-
Tu me hablas de que el miedo se pierde, que no es el cuando sino el como y con quién.
¿Contigo?-
Tu me dices que siempre vas a estar conmigo.
¿Conmigo?-
Yo quiero estrenarme en tu cama.
Pero te marchas en septiembre.
¿Juntos?-
Que incluso en julio puedo empezar a quererte y no quiero perderte.
Escúchame un segundo, que te cuento un poco.

Apareciste un junio triste para complicarme la vida y el verano, los dos nos conocíamos de antes incluso creo que te odié un poco en la distancia. Rechacé tu sonrisa y las copas demás. Y un paseo por el Sardinero hizo el resto. Un beso de despedida y un reencuentro. Y de pronto el miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario