viernes, 2 de agosto de 2013

"Voy en serio con esa chica."

Se consumían las horas rodando por la ciudad agarrada a tu espalda.
Hacía calor y agosto había llegado para recordarnos que no nos quedaba tiempo.
Les decías a tus amigos aquello de "voy en serio con esa chica, no se parece a nadie que haya conocido nunca".
Nos despedíamos con el ansia en nuestras bocas y el deseo en las manos, sin te quieros porque eramos de esos que odiaban los sentimentalismos, cruzábamos las calles con una prepotencia compartida, aspiraciones y las ganas de triunfar.
Tu tan de letras, yo tan de ciencias. Los dos tan de libros, de soberbia, de inteligencia y de egoísmo.
A ti esperaban en Madrid y yo era fiel a Santander.
Solo pensaba en ti y en que te ibas a ir.
Eras el primero-

No hay comentarios:

Publicar un comentario